2a TEMA 23 : Diego Rivera – José Clemente Orozco

Diego Rivera

Fue un pintor mexicano, representante del muralismo, considerado como uno de los grandes artistas mexicanos del siglo XX.

Nació en Guanajuato en 1886 y se formó en la Academia de Bellas Artes de San Carlos, en la ciudad de México. Entre 1907 y 1921 estudió pintura en Europa, principalmente en España y Francia, familiarizándose con las innovadoras formas cubistas de Pablo Picasso, el impresionismo de Renoir, la composición de Cézanne y otros artistas de la época.

Se dedicó a pintar grandes frescos sobre la historia y los problemas sociales de México en los techos y paredes de edificios públicos, ya que consideraba que el arte debía servir a la clase trabajadora y estar fácilmente disponible o a su alcance.

Entre 1923 y 1926 realizó los murales al fresco de la Secretaría de Educación en la ciudad de México, pero su obra maestra es La tierra fecunda (1927) para la Escuela Nacional de Agricultura de Chapingo, donde representa el desarrollo biológico del hombre y su conquista de la naturaleza.

En 1929 se casó con Frida Kahlo, considerada una representante insigne de la pintura introspectiva mexicana del siglo XX. También pintó murales en el palacio de Cortés, en Cuernavaca (1930), y en la Secretaría de Salubridad. Fue uno de los fundadores del Partido Comunista Mexicano. Su fama lo llevó a exponer y trabajar en Estados Unidos; su obra allí incluye un mural (1932-1933) para el Instituto de Bellas Artes de Detroit y un fresco, Hombre en la encrucijada (1933), encargado para el nuevo edificio de la RCA en el Rockefeller Center de Nueva York y destruido poco después de su realización porque contenía, al parecer, un retrato del líder soviético Lenin. Un año después, Rivera lo reprodujo para el palacio de Bellas Artes de México.
En 1935 concluyó uno de sus proyectos más ambiciosos: los frescos para la escalera monumental del Palacio Nacional de la ciudad de México, con su propia interpretación de la historia de nuestro país, desde los tiempos precolombinos hasta la actualidad. En la década de 1940 pintó dos grandes murales en el Instituto Nacional de Cardiología (1944) y otro gran mural para el hotel del Prado, Sueño de una tarde dominical en  la alameda central (1947), de tema histórico-crítico. Sus últimas obras las realizó en mosaico de piedras naturales, como las del estadio de la ciudad universitaria de México o el del teatro de los Insurgentes, ambas en el exterior.

Diego Rivera fue también prolífico en su obra de caballete, con una visión muy alegre y también sensual del mexicano.

Dibujante magistral y estupendo colorista, demostró un gran talento para estructurar sus obras. Legó a México una importante colección de estatuillas de diversas culturas indígenas, que instaló en su casa-museo, el Anahuacalli, en la ciudad de México. Como él mismo dijo, condensando el sentido de su obra, su propósito era ‘ligar un gran pasado con lo que queremos que sea un gran futuro de México’. Murió el 24 de noviembre de 1957 en la ciudad de México.

José Clemente Orozco

Muralista y litógrafo mexicano. Nacido en Zapotlán actual Ciudad Guzmán, Jalisco el 23 de noviembre de 1883 y falleció en la Ciudad de México el 7 de septiembre de 1949. Graduado en la Escuela Nacional de Agricultura, estudió más tarde matemáticas y dibujo arquitectónico.

Siendo un niño, conoció a José Guadalupe Posada, cuyos grabados lo llevaron a interesarse por la pintura. Sus primeros trabajos consistieron en litografías de la vida indígena; interesado en la pintura mural, logró posteriormente un perfecto dominio de su técnica.

Hizo su primera exposición individual en la librería “Biblos” de la Ciudad de México en 1916. Al año siguiente viajó por los Estados Unidos y vivió en San Francisco y en Nueva York pintando carteles; pintó también murales para el Colegio Pomona de California, para el Dartmouth College y la New School for Social Research de Nueva York; en la decoración de esta última, realizo un verdadero fresco, pues pintó sobre yeso húmedo; fue la primera pintura de este tipo que se hiciera en Nueva York.

En el año 1922 se unió a Diego Rivera y a David Alfar Siqueiros en el sindicato de pintores y escultores, intentando recuperar el arte de la pintura mural bajo el patrocinio del gobierno. En 1926 por encargo de la Secretaria de Educación, pinta en la ciudad de Orizaba, el mural Reconstrucción en el edificio que actualmente ocupa el Palacio Municipal. En 1927 regresó a los Estados Unidos y durante los siguientes cinco años realizó numerosos murales.

Entre 1936 y 1939 realizó murales en Guadalajara, en el Paraninfo de la Universidad, en el Hospicio Cabañas y en el Palacio de Gobierno. En 1940 fue designado por el presidente Lázaro Cárdenas para decorar el nuevo edificio del Tribunal Supremo de México.

Hacia el año 1946, integró junto con Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros, la comisión de Pintura Mural del Instituto Nacional de Bellas Artes. En este año recibió el Premio Nacional de Bellas Artes de México. En 1947 expuso en el Palacio de Bellas Artes; murió el 7 de septiembre de 1949 en la Ciudad de México, fue sepultado en la Rotonda de las Personas Ilustres, en la Ciudad de México.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: